Pasó en una combi…

No se si es que soy la única o es que ustedes también comparten conmigo este tipo de experiencias made in combis, pero lo de hoy fue el colmo, estuve a punto de sacar un pasamanos y usarlo como sable para hacerme un harakiri medio artesanal. Como ven me contuve jejeje.

Haber, empecemos explicando la escena: Todo cuero(a) tú, sales de tu centro de estudios, trabajo, vagancia, distracción, cameo o lo que fuere. Como rico no eres y millonario menos, no tienes un audi deportivo de dos puertas estacionado fuera esperando que lo abordes para que lo conduscas a tu jauss… NO. Caballero, vas a tu esquinita, con un esfuerzo sobre humano levantas la manita y… paras tu combi! WOW!! La acción del siglo. Hasta ahí todo tranqui a no ser que te pánico ir todo apretujado y sin aire dentro de un medio de transporte público. Ennn finnnn… Ni bien subes haces un scaneo a la velocidad del rayo (y porque no: del pedo) y detectas o divisas unos asientos libres. En millonesimas de segundo analizas el que mas te conviene y raudamente lo ocupas. El elegido? ese que está sobre la rueda posterior izquierda, ese que para sentarte tienes que encogerte a tu minima expresión. Personalmente, que me encanta sentarme como buda, ese asiento me cae a pelo y sobre todo porque la mejor ventana está al lado 🙂 … Bueno, continuando. Ni bien subes, unas cuadras más y suben los revoltosos de otro instituto de idiomas y uno de ellos se sienta a tu lado. Normal, sacas tu mp3, te enchufas bien los audifonos en los oídos y contigo no es la cosa.

Luego de un trayecto corto y una vez atorados en el trafico de mierda que hay en nuestra bien amada y gris Lima, te aburriste. Los chicos del instituto se bajaron hace rato y en cambio a tu lado no hay nadie. Mientras el carro avanza en medio del tráfico suben un par de viejitas… bueno, es un decir, que se crean viejas no es mi problema, pero no pasaban de 55 años. Viejo su calzón. Bueno, resulta que los pinches asientos vacíos de adelante no les llaman la atención y una se sienta a tu lado y la otra se queda parada. Contigo no es.

La canción que empieza a sonar en tu mp3 no te gusta y como quien descansa las orejas te sacas un toque los audífonos. ERROR, no debiste sacártelos, te das con la conversación amena que están teniendo las viejitas sobre la juventud de ahora mientras te miran de reojo. “Que los jóvenes de ahora ya no ceden su asiento a los mayores, que uno tiene que agarrarse como pueda de los pasamanos y con cada frenada que se mandan estos bestias! Si pues, ya no hay consideración en los jóvenes de ahora… este futuro le espera a nuestro país!!” WTF????!!! O sea WHAT??? No way, conmigo no van esas webadas tías. Miras de reojo al par de tías rajonas y con una mirada de 1 millón de sables las traspasas y punto final. Ellas te miran con indignación, pero las cagaste y rico cuando luego dices: “Señora, desea mi asiento?? lo que pasa es que aprovecho para estirar mis piernas que de la posición ya están adormecidas y luego me caigo”. La señora te mira con cara de “tas cojuda??” e inmediatamente va a sentarse a un asiento li bredos filas más atrás. JA! Ganaste.

Mientras saboreas el rico y delicioso sabor de la victoria te das cuenta que estás por llegar a tu jauss y pues, educadamente pides permiso para pararte, dices elegantemente “Esquina baja!!!” y una vez que desciendes del carro no hay nada que te borre la sonrisa de la cara 😉

Qué se creen ese par de viejas??? Teniendo tantos asientos creen que vas a cederles el tuyo??? Ah no, acá se quemaron, conmigo no van esas webadas, para colmo creyeron que con labor “psicológica” me iban a convencer… sí cuñao, a mí me convencen así. Viejas jodas! y locas!!

Me encontraron cruzada ese par de tías, pa que tengan.

[Aviso de servicio público: pucha… no sé, solo tenía ganas de poner eso jejeje]

[Un videíto para que alegren un poco su día o noche, la música alegra el corazón sobre todo si es bailable y si la letra dice i like u just the way u r 🙂 Timbaland feat. Keri Hilson – The way I are]

Anuncios

13 comentarios

  1. Buena Historia. Te felicito no te dejes de esas amargadas, frustadas que nadie les para bola como dicen ustedes!

  2. Normalmente yo les cedo el asiento, pero si veo que hay hartos sitios ni de a vainas. Y si se ponen a rajar, mucho menos. Claro que por mi edad no sé si se me deba considerar todavía “la juventud de ahora” 😛

  3. Odio que las viejas hagan eso, peor cuando hay asientos vacíos de sobra. Normalmente les daría el asiento, pero en casos así… may!

  4. Viejas malditas, yo tampoco les hubiera cedido el asiento. Claro que no sé si todavía estoy considerado dentro del grupo “la juventud de ahora”.

  5. HOLA, SABES ME GUSTA TU SINCERIDAD CUANDO ESCRIBES, TIENES ESAS GANAS, HASTA LO DICES CON, NO SE CON FLUIDEZ, ES NORMAL…. BIEN EH TE FELICITO, SOLO SOMOS POCOS LOS QUE PENSAMOS ASI, NO CREO? CREO QUE HAY MAS, JA JA.
    BESOS MILI..

  6. Rojo: Wow!!! Te afanaste Rojo!! Se nota que no ibas a ceder el asiento ni de a vainas!! jajaja!!

    Manuel: hey!! gracias!! mostro contigo. besos!

    borregohp32: aún saboreo la victoria jejeje

  7. Sinceramente, a mí me jode ceder asiento a viejos estando atrás, por varios motivos:

    1) Su lugar es adelante, xq si se van hacia atrás y el asiento se llena, a ver quien le da espacio suficiente para pasar sin sufrir una luxación definitiva.

    2) Creen que por ser viejos tienen derecho a todo, incluso a joder a la gente. Lo tuvieran si cerraran el pico, pero los quejosos, no.

    3) Si quieren asiento, PÍDANLO, yo no tendría porque negárselo si el carro anda lleno, por más que me moleste. No soy pitoniso para adivinar si lo necesitan o les gusta andar parados.

    4) La mayoría de estos pendejos ven a las nuevas generaciones siempre como algo lamentable y erradicable, sobretodo a los que somos menos alegrones.

    5) En vida, yo jamás permití que mis abuelos usaran transporte público, ¿dónde están sus hijos ejemplares, sus nietos educados, sus familiares corteses?

    Aparte, hoy no fue un buen día para el salamandra banana.

  8. Creo que el que menos ha pasado por esa situación. Al igual que tu, si estoy sentado, hay más asientos libres -tanto adelante y atrás- y suben dos tias o tios -que al menos pueden caminar- y joden con eso de que “la juventud no es la misma” y bla bla bla para que les ceda mi asiento….entonces que se jodan! duela a quien le duela -en este caso, a ellos XD-. Hiciste muy bien Mili =P

    PD: Si el caso fuese con una tia con reuma que con las justas piso el 1er escalón del estribo, entonces SOLO en ese caso le cedería mi asiento. =)

  9. muajaja bien hecho, esas tias son bien fregadas. Sobre todo cuando rajan sobre tu nuca

    Yo estaba debiendo un post tipo manual del “pasajero conchudo”, me has dado algunas nuevas ideas XD

  10. Hey traquila! te va a dar un ataque, jaja.
    Si pes, hay viejitas[os] que salen con ganas de fregar a la gente.
    Y yo no escucho música cuando estoy en la combi, eh? Nosé porqué, pero siempre encuentro música agradable cuando subo.

  11. Soldadito anonimo: UUU!!! yo ya se tu nombre!! jejeje. De nada 🙂 y cuando escribas el “manual” me avisas para hechar una ojeada pues!

    Raulin Raulon: 100% de acuerdo con toooodos los puntos. Me lees el pensamiento, pitoniso debes ser…

    Freak Gtr: Claaaaaaroooooo!!! (no, no clavo la fuckin sombrilla) pero obviamente, y citando a Raulin Raulon, en esos casos extremos como dices… onde ta su familia?? Así no quiero llegar a vieja dios mio!!

    Frankie: Tranquilo ps… tu full reggaetón, perreo, perreo chacalonero, cumbia villana y Radio La Inolvidable corazón jejejeje (son la radio y el tipo de música que me encuentro siempre… y claro q tmb tngo reggaetón en mi mp3!!!)

  12. A mi me paso que estaba en una combi y de pronto un montón de gente de oficina (esa que vive en cubiculos y se alimenta de computadoras) se subió al micro hasta sellarlo hermeticamente. Yo iba en uno de esos asientos individuales de la derecha (o izquierda dependiendo de si tas entrando o sentado). A mi lado había un tio de oficina y un poquito más adelante estaba una tia de oficina. Como vi a la tia con cara de cansada y con tacos me dije “pobrecita, facil le duelen los pies, le voy a dar mi asiento”. Procedí a pararme en dirección a ella, me acerqué y le dije “no quiere tomar mi asiento” pero cuando los dos volteamos… ohhh sorpresa… el tio oficinista se había sentado en mi asiento y todo cachoso miraba por la ventana como si nosotros no estuvieramos ahi. Solo atiné a decirle a la tia… “lo shento, me quitaron el asiento”. Ocho cuadras más adelante me bajé.

  13. Lukianox: q conchudo el tío!!! yo q la tía le clavaba el taco en el pie por baboso!!! (soy medio pleitista cuando me buscan, pero me controlo ps jejeje), es por eso q cuando la situación lo amerita yo llamo a la persona a la q le voy a cdr el asiento, hay cada immmbéeeeecil…


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s